FC

© 2014 Filósofo Cristiano

  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Social Icon

EL MITO DE LA INTELIGENCIA ATEA: "NOS CORRIERON CON LA VAINA"

Por Héctor Vitale

 

 

Siempre prevaleció la idea de que el ateísmo y/o el escepticismo eran fruto de las mentes más brillantes o preclaras, los mismos ateos han logrado instalar tal mentira en la sociedad. Un dogma que pertenece a los autoproclamados ilustrados dice que: "Cuanto más inteligente es una persona, más incrédula se vuelve". Entonces los creyentes cristianos no calificaríamos intelectualmente, estaríamos privados de la diosa razón, y solo nos queda el lugar del mito y del oscurantismo crédulo, en otras palabras: Damos lástima... Esta idea denigrante y discriminadora; ha llegado a generar una especie de complejo de inferioridad un muchos cristianos por creer en la Biblia; en nuestra sociedad aquel que es escéptico y/o ateo y se burla de Dios, es considerado intelectual, libre pensador y superado. Ahora bien, lo ilógico o intelectualmente débil y cercano al mito, no son justamente las declaraciones bíblicas, sino los argumentos ateos... 

 

1) “Aquel que no cree en Dios no es que no crea en nada, sino que termina creyendo en cualquier cosa.“ (G. K. Chesterton)

Nuestro ateos, suelen definirse no por lo que creen, sino porque lo que no creen NO CREEN, digamos que la suya es una actitud negativa y temerosa (no se atreven a exponer sus creencias porque temen ser refutados). Actúan como fiscales, tratando de demostrar lo equivocado que está “el acusado” (el cristiano), y pocos son los que se animan a sentarse en la “silla del interrogatorio” y ser interpelado por sus creencias. De esta amanera validan la frase de Chesterton. Por ejemplo, acusan al cristiano de ser dogmático y creer en cosas absolutas, pero nosotros preguntamos si laguna vez hubo un hombre que pudo evitar de pensar de manera absoluta o categórica, el hecho de que el ateo emprenda una batalla intelectual intensa significa que al igual que el cristianos está aferrado a creencias o dogmas que para él son inamovibles. 

 

Pero algunos que se denominan “libres pensadores”, “abiertos y superados” afirman carecer de dogmas, que ellos no están atados a una moral definitiva ni absoluta, afirman que la moral solo es una convención cultural de una época determinada, y que hay que estar abiertos para modificar los criterios morales para adecuarlos a la época. Es decir que aceptan una moral relativa, nunca definitiva y siempre cambiante. Pero los que afirman semejante barbaridad se contradicen, por ejemplo en la educación de sus hijos, cuando les enseñan valores morales, lo enseñan como si fuesen absolutos (y por lo tanto eternos). Ningún escéptico ni agnóstico, le dice a su hijo, que robar está mal solo en la época presente; y que debe estar abierto a que cambien el criterio moral y que puede ser que cuando sea adulto el robo puede ser aceptado como una conducta normal. 

 

Uno de los ateos más famosos y ferviente evolucionista Richar Dawkins, realizó un video para demostrar la evolución, considerando que proviene de un “científico”, su video no tiene nada de ciencia, es muy pobre racionalmente y es lo más parecido a un cuento de hadas. Lo único claro que nos deja es que debemos creer en la evolución solo porque él mismo cree en ella, nunca el ateo o el escéptico o agnóstico logró exponer una teoría sobre el origen del universo y del hombre racionalmente superior a la del cristianismo. 

 

2) Demuestran una actitud marcadamente inmadura  

Su nivel mental-emocional al menos con las cuestiones Divinas es infantil y/o adolescente. Reacios a dar una exposición de sus creencias básicas (que las tienen pero que gustan ocultarlas), reducen su exposición a atacar, casi con exclusividad, a la revelación bíblica y al cristianismo. Según el filósofo cristiano William L. Craig, en lugar de realizar grandes expresiones del pensamiento, se limitan a vomitar diatribas amargas y calumnias hacia la cristiandad. 

 

No son ustedes como dijera un filósofo, los hombres de la “mayoría de edad intelectual”, sino que por actitud y por el contenido de sus exposiciones son adolescentes en todo el sentido de la palabra. Niegan a Dios, no utilizando una brillante erudición, sino desde el sentimiento del despecho, se sienten defraudados y resentidos con el Creador. 

 

Un adolescente por naturaleza es rebelde, se opone instintivamente contra todo lo que

sea AUTORIDAD, y termina rebelándose de lo que no sabe y de lo que no se debería

rebelar. Así como el inmaduro adolescente se rebela contra el padre, que es “la

autoridad”, ellos también están rebelados con Dios, y éste es el meollo del conflicto

ancestral del hombre con Dios: Un conflicto de autoridad. La raíz del problema no es

intelectual sino de actitud, el hombre orgulloso y autosuficiente detesta la existencia

de Dios, la Autoridad suprema, quién tiene la última palabra sobre todo asunto moral.

En general los adolescentes creen que sus padres son la causa de sus males, porque el

solo hecho de ser la Autoridad y entonces se recienten con ellos. Ahora bien, un

adolescente al pasar los años madura y se transforma en adulto, para darse cuenta que

“papá” tenía razón”, pero nuestros incrédulos viven en una eterna adolescencia,

prefieren seguir jugando a ser adolescentes antes que ingresar al mundo de la adultez.

Su negativa hacia lo Divino son nada más que berrinches infantiles.

 

Así como el niño se enoja con las prohibiciones del padre, sin saber que las tales son

para su bien, nuestros incrédulos se enojan con las prohibiciones morales del

cristianismo, sin llegar a darse cuenta que las mismas son para evitar su propia destrucción y de la sociedad en la cual viven. Pero nuestros escépticos adolescentes no tienen noción del peligro y en una actitud temeraria adoptan pautas de conducta peligrosas, o aprueban una moral autodestructiva, y se enfurecen contra quiénes se oponen a sus criterios; como dijera alguien: “Son como esos ciudadanos que se enojan con la policía porque ignoran que existen los ladrones“. 

 

No solo no son inconscientes del peligro, sino que son también ciegos a las consecuencias perjudiciales que provoca su filosofía, en efecto son los primeros en quejarse del mal estado de la sociedad y exigen que Dios baje para darles explicaciones. Como dijera Salomón, el rey más sabio de la historia: “El hombre por su insensatez, tuerce su camino, y luego se enoja contra el Señor.” (Pr.19.3) 

 

3) La realidad de un DISEÑO INTELIGENTE 

Es algo innegable, la inteligencia en la creación se ve en todas sus dimensiones. Muchos escépticos se muerden antes de pronunciar esta palabra, no queda más que la Evolución, que nos dice que somos el nivel más alto de una mecanismo evolutivo-materialista-fortuito e impersonal, y que estamos emparentados con los simios. La Biblia nos emparenta con Dios porque afirma que somos creados a Su imagen y con un propósito bien definido, si la evolución es verdad no valemos más que una hoja seca (al parecer los delincuentes son fervorosos creyentes de la evolución, para ellos su vida o la de los demás no valen nada). 

 

La teoría del Big Bang afirma que todo apareció y el universo es el fruto de una explosión cósmica, pero nuestra mente no lo puede aceptar ya que de manera instintiva a todo efecto (como lo es el universo), le atribuye una causa (la cuál es Dios). Además una explosión jamás produjo orden ni belleza ni inteligencia ni conciencia, o tal vez crean en la teoría hinduista que dice que el dios Brahama salió de un huevos cósmico y que nuestra vida no es realidad ya que solo somos el producto del sueño del dios Brahama, si éste dejara de soñar, nosotros desaparecíamos. 

 

4) El cristianismo o al menos el Teísmo, ha engendrado a mentes brillantes

-El apóstol Pablo fue el hombre más instruido de la historia ya que era diligente en sus cosas, y estaba embebido de la cultura Judía y la greco-romana.

-Atanasio, erudito en filosofía y teología, fue una de los primeros grandes apologistas cristianos.

-San Agustín Santo Tomás a de Aquino; el filósofo René Descartes, quién influenció Occidente con su pensamiento. El gran músico J.S. Bach quién nos deleitó con sus obras musicales. Einstein quién no era ateo, etc...

-El ejército de comentaristas bíblicos quiénes para llegar a ser tales, deben ser eruditos en griego, arameo, gramática, geografía, historia, teología, hermenéutica, etc. De manera que la intelectualidad, el racionalismo y la inteligencia, han estado siempre relacionadas con Dios, la pretensión de que el racionalismo que es un bastión ateo es tan falsa como ridícula.

-Una gran cantidad de científicos e inventores creacionistas, cuya lista es muy larga para colocar en este estudio.[1] 

 

Conclusión: nos corrieron con la vaina, parecía que en sus manos traían un grande y filoso cuchillo de la racionalidad pura y más elevada, pero cuando los enfrentamos y nos acercamos vimos que solo tenían un ampuloso envoltorio, una “simple vaina”, totalmente inofensiva.

 

MIENTRAS LOS ATEOS DISCUTEN SOBRE LA EXISTENCIA DE DIOS, NOSOTROS LO DISFRUTAMOS

 

 

Notas

[1] Puedes ver una lista de cientíicos cristianos aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Cient%C3%ADficos_e_investigadores_cristianos

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Escrito por Héctor Vitale

Editado por Jairo Izquierdo

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now