FC

© 2014 Filósofo Cristiano

  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Social Icon

DOS OBJECIONES DEL ATEÍSMO

Por Héctor Vitale

 

 

SOBRE LA CIENCIA PARCIAL Y MATERIALISTA

El ya fallecido padre Quevedo dijo: 

 

"Una ley básica de la ciencia es que no se debe negar o afirmar algo sin antes haberlo investigado y estudiado.  

 

Ninguna realidad posible de nuestro mundo debe ser excluida de la investigación científica. Pero lo que queremos señalar aquí, es que el concepto de lo que hoy se conoce como científico es limitado, el término se aplica solamente a lo que pertenece al mundo material y palpable, dejando fuera a otras realidades que no pueden detectarse mediante la ciencia tradicional, y aunque sean reales, son consideradas inexistentes o anticientíficas. La ciencia por lo tanto, no abarca a toda la realidad. 

 

Cuando la ciencia actual comenzaba en el Renacimiento, los científicos empezaron a analizar el origen de las causas de los hechos y de los fenómenos, llegaron a la conclusión que las causas podían ser de 2 tipos: Materiales y Espirituales. Éstas, no fueron negadas de entrada, pero se las colocó entre paréntesis para estudiarlas más adelante; la ciencia entonces, se limita de entrada a investigar los fenómenos materiales o sensibles a los 5 sentidos, ya que era un asunto más fácil de investigar que el campo espiritual. Lo material puede ser examinado en un laboratorio, puede ser tocado, cortado, medido, pesado, fotografiado, etc... 

 

Pero tanto se estudiaron las causas materiales, que llegaron a la conclusión de que solo existía la materia, negando al mismo tiempo las realidades espirituales las que nunca se tomaron el trabajo de estudiar. 

 

Sin derecho, negaron lo que nunca habían estudiado, y esto es una actitud "anticientífica" por parte de los mismos científicos. 

 

En un paso más en su error, llegaron a la conclusión que la única metodología científica válida seria solo aquella que podría aplicarse a la materia; y que los demás métodos de observación y estudio eran inadecuados o inservibles, es decir, no serían métodos científicos. Hoy solo se reconoce como ciencia a la materialista." 

 

LA CAUSA INCAUSADA

El ateo Bertrand Russel en su libro Why I am Not a Christian (Por qué no soy

un cristiano) escribió, que si es verdad que todas las cosas necesitan de una

causa, entonces Dios debe necesitar también una causa. El concluyó de esto, que

si Dios necesitaba una causa, entonces Dios no era Dios (y si Dios no es

Dios, entonces obviamente Dios no existe). Esta fue básicamente una manera

ligeramente más sofisticada de la infantil pregunta, “¿Quién hizo a Dios?” Aun un

niño sabe que las cosas no vienen de la nada, así que si Dios es “algo”, entonces

Él también debe tener una causa, ¿ correcto? 

 

La pregunta es astuta, porque se basa en la falsa suposición de que Dios viene de

alguna parte y entonces pregunta dónde puede ser eso. La respuesta es que esta

pregunta ni siquiera tiene sentido. Porque para el cristiano Dios es primeramente

el INCREADO, de manera que preguntar quién hizo a Dios, es como preguntar “¿A qué huele el color azul?”. El azul no está en la categoría de las cosas que tienen olor, así que la pregunta en sí misma es defectuosa. De la misma manera, Dios no está en la categoría de las cosas que son creadas, o llegan a existir, o son causadas. Dios no tiene causa ni procedencia de creación –Él simplemente existe.

 

¿Cómo sabemos esto? Bien, sabemos que de la nada, nada procede. Así que si alguna vez hubo un tiempo en que no existía absolutamente nada, entonces nada hubiera podido existir. En la existencia vemos vida, elementos, inteligencia, propósitos, etc.….Pero las cosas existen. Por lo tanto, puesto que nunca pudo haber habido absolutamente nada, algo tuvo que haber existido eternamente. Esa cosa que ha existido eternamente es a quien llamamos Dios. 

 

Las Escrituras aportan 2 factores que atestiguan a todo hombre que Dios existe: La creación y La conciencia. Pero a Biblia nunca trata de demostrarla existencia de Dios sino que la presenta como una realidad natural y auto-evidente. La existencia de Dios da cohesión y sentido a todas las cosas, en cambio el ateísmo genera miles de dudas y termina por dar explicaciones mitológicas.

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------Escrito por Héctor Vitale

Editado por  Jairo Izquierdo

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now